¿Por qué crece el moho en alfombras y moquetas?

La alfombras y moquetas pueden tener un alto riesgo de crecimiento de moho. Para crecer, el moho necesita humedad, oxígeno, una fuente de alimento y una superficie sobre la que crecer. Las esporas de moho se encuentran comúnmente de forma natural en el aire, y si éstas caen en un lugar que contiene polvo para alimentarse, pronto comenzará a proliferar el moho. Tanto las moquetas como las alfombras pueden proporcionar un amplio caldo de cultivo para el moho si se producen las condiciones adecuadas. Las alfombras ubicadas debajo del nivel del suelo sótanos, las alfombras en climas comúnmente húmedos y las alfombras que han estado mojadas durante algún período de tiempo, tienen un riesgo especialmente alto de crecimiento de moho.

El moho en alfombras y moquetas produce alérgenos, sustancias que pueden provocar reacciones alérgicas, así como irritantes y, en algunos casos, sustancias potencialmente tóxicas conocidas como micotoxinas. Inhalar o tocar moho o esporas de moho puede provocar reacciones alérgicas en personas sensibles. Las respuestas alérgicas incluyen síntomas similares a estornudos, secreción nasal, ojos rojos y erupción cutánea (dermatitis).  Las reacciones alérgicas al moho son muy comunes y pueden producirse inmediatamente o pasado un tiempo. El moho también puede causar ataques de asma. Además, no hace falta que seas alérgico al moho, la exposición al mismo puede irritar los ojos, la piel, la nariz, la garganta y los pulmones de personas alérgicas y no alérgicas.

Identificación de moho en alfombras y moquetas

El moho en alfombras y moquetas no es visible inmediatamente, pero ello no significa que el crecimiento de moho no haya comenzado. De hecho, es probable que el moho en alfombras y moquetas solo sea visible en la superficie de las alfombras en casos de crecimiento inusualmente severos, como una alfombra dañada por una inundación que ha permanecido húmeda durante algún tiempo.

Algunos ejemplos de casos en los que se ha producido o es probable que se produzca el crecimiento de moho:

  • Crecimiento visible de moho: como hemos indicado anteriormente, puede ser un caso poco común porque con frecuencia no se ve a la primera, pero a veces puede resultar obvio la aparición de moho con solo inspeccionar la alfombra o moqueta. En estos casos es muy probable que la alfombra no sea recuperable y deba desecharse y reemplazarse. A menudo, incluso si el crecimiento de moho no es visible en la parte superior de la alfombra, puede estar ocurriendo debajo de la alfombra donde no se puede ver fácilmente. Una alfombra sospechosa de contener moho siempre debemos examinarla por ambos lados.
  • Moho de la alfombra:  Cualquier decoloración u olor en la alfombra que pueda describirse como moho es probablemente que efectivamente sea moho.
  • Alfombra mojada o dañada por el agua: Es muy probable que cualquier alfombra que haya sido sometida a daños por agua debido a una inundación o agua estancada deberá desecharse. En este caso, las condiciones son perfectas para el crecimiento de moho. Incluso si aún no ha comenzado el crecimiento del mismo visiblemente aparente, es muy probable que ocurra a menos que la alfombra se quite, limpie y seque por completo dentro de las 24 a 48 horas. Incluso entonces, no se puede garantizar que la eliminación y la limpieza eviten el crecimiento de moho en alfombras y moquetas.
  • Acolchado mojado debajo de la alfombra:  Si la parte de debajo de la alfombra se ha mojado por cualquier motivo, o se ha mojado por la condensación, toda la alfombra o moqueta en conjunto corre el riesgo de desarrollar moho.
  • Alfombra del sótano: Las alfombras en los sótanos por debajo del nivel del suelo están especialmente en riesgo porque son áreas donde la humedad es alta o donde los cambios de temperatura pueden producir condensación.
  • Olores y manchas:  Existe una amplia gama de cosas que pueden causar olores y manchas en las alfombras y moquetas. Si se sospecha que hay moho en alfombras y moquetas, se pueden tomar muestras y enviarlas para su análisis para determinar si se ha producido el crecimiento del mismo.

Prevención del crecimiento de moho en alfombras y moquetas

El mejor método para combatir el moho en alfombras y moquetas es no permitir el crecimiento del mismo. La mejor manera de hacerlo es asegurándose de que no existan las condiciones propicias para su crecimiento.

Algunas maneras de prevenir el crecimiento de moho en alfombras y moquetas:

  • Reducir la humedad interior:  El uso de deshumidificadores ayudará a controlar la humedad en el aire, privando a las esporas de moho del agua que necesitan para convertirse en moho. Un rango de 30% a 60% de humedad es aceptable para interiores.
  • Coloca las alfombras de manera inteligente: No coloques alfombras en áreas que probablemente estén sujetas a alta humedad. La alfombra en un baño, por ejemplo, se convertirá rápidamente en un caldo de cultivo para el crecimiento de moho debido a la alta humedad y el uso constante de agua.
  • Elije un acolchado de alfombra de alta calidad:  Existen rellenos de alfombras de losa de caucho sólido con propiedades antimicrobianas. Es un poco más caro que otros tipos de acolchados, pero puede ser útil para prevenir el crecimiento de moho en alfombras y moquetas, especialmente en climas de alta humedad.
  • Nunca permitas que el agua se estanque. La alfombra o moqueta expuesta al agua estancada se estropeará rápidamente. Si alguna vez se produce una fuga o derrame hay que limpiar y secar la alfombra inmediatamente. Si queremos salvar la alfombra o moqueta, las superficies superior e inferior de la alfombra, cualquier acolchado y el suelo que hay bajo la misma deben limpiarse y secarse completamente dentro de un período corto de tiempo después de la exposición al agua estancada.
  • Limpieza en seco:  Cuando sea necesario limpiar una alfombra, elige un sistema de limpieza en seco, cuando sea posible. Si el agua, líquido u otra humedad ha entrado en contacto con la alfombra durante la limpieza, asegúrate de que quede completamente seca terminado el proceso.

Cómo eliminar el moho en alfombras

Lo primero, acude a un especialista de limpieza de alfombras y moquetas, que te indicarán si la alfombra o moqueta es salvable o no lo es, porque en muchos casos, si ha crecido moho en alfombras y moquetas, no será posible limpiarla.

A veces se pueden tratar pequeñas áreas de crecimiento que se han identificado rápidamente. Es importante asegurarse de que la alfombra se seque por completo después de la limpieza para evitar que vuelva a crecer.

Otra opción en los casos en los que el crecimiento de moho en alfombras y moquetas no está muy extendido es quitar la sección arruinada de la alfombra. Si se ha intentado limpiar sin éxito, el área de crecimiento de moho se puede quitar y reemplazar con un parche de alfombra similar.

Como ocurre con todas las áreas del interior que corren el riesgo de desarrollar moho, la prevención es el mejor método de control del moho de las alfombras y moquetas.

Hace unos días, Host DRy Spain recogió una alfombra «destrozada» por el moho. Os mostramos paso a paso el proceso de restauración de la misma:

Foto de antes: moho en la alfombra

 

Antes: el moho en la parte superior es evidente.

 

Otra fotografía de la situación de antes de la restauración.

 

Otra parte de la alfombra invadida de moho.

 

Etiqueta de la alfombra

 

Restauracion Paso 1: Aspiracion para eliminar la suciedad seca.

 

Restauracion Paso 2: Aplicar esponjas absorbentes HOST.

 

Restauracion Paso 3: Remover e introducir las esponjas HOST hasta la base de la alfombra con la máquina HOST Freestyle.

 

Restauracion Paso 4: las esponjas HOST están introducidas hasta la base y esperamos 3-5 minutos para que puedan absorber el moho, virus, bacterias, humedad, etc.

 

Restauracion Paso 5 y ultimo: aspirado final.

 

Resultado final.

 

Resultado final.

Resultado final.

 

Resultado final.

 

Antes y después

 

¡Hola! ¿Podemos ayudarte?
A %d blogueros les gusta esto: