Limpieza en seco y limpieza con vapor, ¿en qué se diferencian?

Si bien ambos sistemas pueden brindarle excelentes resultados, la principal diferencia es la cantidad de agua utilizada en cada proceso. En última instancia, los resultados logrados por ambos sistemas de limpieza de alfombras dependen más del técnico, los productos químicos y el equipo que el sistema utilizado.

Cuando realizamos la limpieza en seco de alfombras, éstas se tratan con una solución de limpieza en seco. La solución descompone los residuos aceitosos de la alfombra, de manera que las manchas se puedan eliminar fácilmente. La limpieza en seco de alfombras o moquetas deja la alfombra seca y podrá caminar de nuevo sobre ella una vez terminada la misma. Las soluciones efectivas de limpieza en seco de alfombras eliminarán más manchas que otros procesos de limpieza, brindando excelentes resultados, devolviendo a la alfombra su apariencia natural.limpieza en seco y limpieza con vapor

La limpieza de alfombras con vapor funciona inyectando agua caliente en la alfombra a muy alta presión y extrayendo el agua. Cuanta mayor es la presión la limpieza será más profunda. Los limpiadores a vapor tratarán previamente las manchas para eliminarlas con productos de limpieza apropiados y usan un spray previo para romper la tensión superficial en la alfombra. Esto permite que el agua penetre profundamente en la alfombra antes de la extracción. Porque el vapor no deja de ser agua y aparecerán pequeños charcos que deberán retirarse de inmediato porque los tejidos podrían llenarse de hongos y manchas imposibles.

Desafortunadamente, la alfombra puede quedar muy mojada y tardar días en secarse.

Además, sin un tratamiento previo eficaz, la limpieza con vapor a menudo no es efectiva para eliminar manchas de grasa. Si el residuo aceitoso no se elimina por completo.

No hay que olvidar tampoco que la cantidad de agua será mucho mayor a la que requiere la limpieza en seco y, antes de comenzar a limpiar con vapor es necesario llevar a cabo el calentamiento de la misma y otras funciones que requieren un tiempo previo, además del gasto en energía. 

En resumen, ambos sistemas de limpieza de alfombras pueden ser efectivos; pero, la limpieza con vapor tendrá un tiempo de secado mucho mayor y puede no ser tan efectiva como la limpieza en seco para la eliminación de las manchas. Además el consumo de recursos es mucho mayor con los sistemas a vapor mientras que en la limpieza en seco el ahorro es muy considerable.  Por último,  algunas alfombras como las de lana, persas o de fibra natural no se pueden limpiar con agua y mucho menos con vapor porque su alta temperatura puede dañar la fibra, la base de la alfombra y/o desteñir las alfombras persas por sus tintes naturales. Sin embargo con una limpieza en seco se pueden limpiar todos tipos de alfombras sin ningún riesgo. Con la humedad mínima, la limpieza en seco  de alfombras y moquetas dejarán las mismas listas para caminar de inmediato.

Host, limpieza inteligente.

A %d blogueros les gusta esto: